Cuando tu twittstar favorito no te pela.

Una ventaja del twitter es que puedes seguir a quien tú quieras y usarlo para lo que se te dé la gana, yo en mi caso, aparte de desahogar frustraciones, informar lo que hago y difundir información de interés, principalmente, también acostumbro seguir a personas que me resultan interesantes y que se dedican a lo mismo que yo o a actividades a las que quisiera dedicarme.

Twitter puede ayudarte mucho para compartir información con colegas que quizá no conoces en persona. Mi idea es que puedes aprender de ellos y seguro también ellos pueden aprender de ti.

Poco a poco he ido acumulando en mi lista de la gente que sigo a personas que se dedican a la publicidad, gente de arte, de copy, personas de social media, gente de agencias digitales, programadores, diseñadores y comunicólogos, no sólo de México sino de diferentes países; etc.

Hay gente que en verdad admiro mucho, que soy fan de sus trabajos y de sus proyectos, por eso los sigo, para mí seguir a alguien como ellos me deja más que seguir a un artista de la televisión o de la radio.

Pero ¿Qué pasa con algunos de ellos? Se creen paridos por los dioses. No soy la única persona que los admira ni que los sigue, hay cientos o miles y todos enviándoles tweets de “Eres grande, tu proyecto es la neta, quiero trabajar contigo, bla, bla, bla” Supongo que ya se sienten como artistas correteados por los reporteros y de pronto toman una actitud de “No te responderé nunca pobre mortal“.

Nunca he torturado a alguien con tweets constantes con tal de que me conteste, ni lo haría, es más ni siquiera lo he hecho con @Juanes, el único artista a quien realmente me interesa seguir y que a pesar de su fama de repente le escribí comentándole algo y me ha contestado 2 veces.

Pero bueno, regresemos al tema de los twittstars que no me responden. Ahí estoy yo, viendo mi timeline, aprendiendo de “los grandes” como yo los considero, pero a veces no tan grandes porque yo también sé mucho y seguro cosas que yo sé ellos no las saben y viceversa, ahí es donde debería ayudarnos la interacción del twitter, en compartir conocimiento, pero no, no te pelan, pareciera que les pides limosna.

No puedo creer que hasta personas que salen en la televisión me han enviado respuesta en varias ocasiones y la gente que es como yo no lo haga.

Le escribí a alguien a quien admiraba muchísimo un comment en su blog diciéndole que estaba totalmente de acuerdo con su forma de pensar, que me sentía identificada, que había pasado por una situación similar, y –¡gracias por participar!- obtuve cero respuesta, hasta le mandé un tweet diciendo “te dejé un comment en tu post de hoy” y no recibí ni un miserable “gracias”.

Así como él, van como unas 3 personas con las que me ha pasado algo muy similar. Y mientras veía como sus followers los seguían adulando y diciéndoles “Eres grande” (sí lo son, eso no lo pongo en duda) un día simplemente me limite a responder un tweet a uno de ellos aportando información que él no sabía, de inmediato capté su atención y hasta tuve el honor de que me siguiera, casi muero de la emoción, se trataba de un tema en el que yo sabía un poquito más que él, pero al terminar la discusión de nuevo me dio unfollow y tras el severo trauma que me ocasionó su acción le di unfollow también.

Con otro pasó algo parecido, simplemente le comenté algunas cosas relacionadas con registros de dominios y hospedajes, temas de los cuáles sé un poquito (o tal vez mucho) más que él y también volteó a verme, pero la magia no duró mucho tiempo.

Y uno de los más difíciles, alguien que nunca en la vida me había pelado,  que en conferencias se pinta como el amigo de todos diciendo “contáctame por twitter para lo que necesites” pero que cuando le mandas un tweet es como enviarlo a un enorme agujero negro en donde nunca obtendrás respuesta, me hizo caso el día en que critiqué uno de sus proyectos y si el tweet no se limitara a 140 caracteres seguro mis comentarios lo habrían hecho cambiar al menos una gran parte de lo que ya llevaba trabajado porque mis críticas eran numerosas.

Hablo de lo que sé y tal vez no sea la mejor del mundo en muchas cosas, pero la experiencia que tengo me permite opinar, criticar y compartir información y si todos compartiéramos un poquito de lo que sabemos sería maravilloso, me resulta egoísta que gente que según quiere mejorar el medio se limite a tuitear con los de su círculo (el que trabaja en el escritorio de junto, el que comparte oficina con él, su mejor amigo) enviando incluso tweets como “te vi que llegaste tarde y ni siquiera te acercaste a saludarme”. No les estoy pidiendo que me digan en su timeline el know how de sus negocios, pero definitivamente mucha gente a la que yo admiraba me ha decepcionado y he dejado de seguirlos porque con esa actitud nada más me hacen enojar.

No soy de las personas que ruegan por atención, si como fan de Juanes no lo hago, mucho menos como simple mortal para captar la atención de otros “simples mortales“.

Agradezco a todos aquellos que no se las dan de divas y sí han interactuado conmigo, sigo a mucha gente valiosa, espero seguir aprendiendo cosas de ellos y que ellos también puedan aprender cosas de mi.

  • Novak

    Al menos ten la certeza de que hay muchos twittstars que han de envidiar tu correcta ortografía y redacción, ya que hay quienes ni eso tienen y se creen santidades.

  • nerostarmoon

    No, no quiero quemarlos tan directamente, creo que a final de cuentas cada quien sigue a quien quiere y si ellos han tenido esa actitud conmigo no es razón para que otros los dejen de seguir. Cada quien debe crearse su propio juicio sobre la gente a quien sigue. 😉

  • francAlvarez

    Que mal que hayas tenido que toparte con ese tipo de personas, no es nada profesional definitivamente la actitud que tomaron.

    Porque no dices los twitters de quienes mencionas para también darles unfollows… ja por si los sigo.

    Saludos!